Investigación propuesta

El ámbito de la salud mental se ha convertido en uno de los objetos privilegiados del discurso sobre el malestar. Los indicadores psicopatológicos de una sociedad han sido vinculados, cualitativa y cuantitativamente, con dimensiones problemáticas de los procesos de socialización e individuación propios de las sociedades contemporáneas.

Desde esta perspectiva y en el contexto nacional, los adolescentes de hoy representan una población crítica. Ellos son los hijos de los grandes cambios que el país ha conocido desde el “retorno a la democracia”, siendo los exponentes privilegiados de los procesos de individualización contemporánea y de sus consecuencias subjetivas adversas. En los últimos años se ha observado en ellos altos porcentajes de fenómenos psicopatológicos asociados con experiencias de malestar subjetivo, así como auto-reportes de insatisfacción y afectos negativos. El carácter crítico de este grupo social puede comprenderse en parte por las particularidades de nuestros procesos sociales recientes, pero también por las características que son propias del acontecer psíquico vivido en la adolescencia. Esta es una etapa de elaboración, un tránsito en el que confluyen las exigencias de autonomía que marcan la entrada al mundo adulto y que determinan importantes renuncias subjetivas. Consecuentemente, la experiencia corporal juega, a nuestro juicio, un rol central en la caracterización de la vida adolescente, ámbito que además resulta particularmente sensible como lugar de expresión de la experiencia de malestar.

En tal sentido, el proyecto busca abordar el malestar adolescente mediante sueños como material particularmente apropiado para detectar expresiones del malestar referidas en las relaciones del sujeto consigo mismo, con el otro y con lo social. Así, mediante una entrevista semi-estructurada especialmente diseñada, se recolectarán sueños y asociaciones libres para observar los contenidos oníricos formulados en relación a condiciones de bienestar y malestar. Dicha entrevista será realizada una sola vez a mujeres y hombres adolescentes, de entre 14 y 17 años, provenientes de estratos socio-económicos altos y bajos. Los datos así obtenidos serán analizados en la perspectiva de caracterizar las fuentes y los destinos del malestar de los adolescentes en la sociedad chilena actual.