Investigación propuesta

La línea de Economía y Política centra su interés en la manera en que la estructura económica, política y social impacta en la vida cotidiana de las personas, en un contexto de políticas neoliberales de larga data, y precursoras a nivel mundial. Para estudiar aquello hemos seguido varias rutas investigativas:

En primer lugar, heredamos un conjunto de rendimientos investigativos del Centro de Investigación en Estructura Social (CIES), proyecto Milenio activo entre el año 2009 al 2011. En términos concretos, durante este periodo se levantó gran cantidad de datos cualitativos: entrevistas en profundidad y grupos de discusión sobre distintos temas (política, consumo, endeudamiento y expectativas de futuro), los que habían sido analizados desde el prisma de la desigualdad. En esta ocasión fueron retomados para proseguir el trabajo interpretativo del material disponible en aquellos aspectos que conciernen al malestar.

En segundo lugar, durante 2013 se trabajó en colaboración con Visión Humana, quienes cada año desarrollan la encuesta Chilescopio, para observar tendencias emergentes en la sociedad chilena. Por entonces el tema que despertaba mayor interés era el malestar social, que se había desplegado en 2011. El equipo de la línea diseñó el módulo que abordaba este tema, que sería aplicado por el equipo de profesionales de Visión Humana. Lista la aplicación, recibimos las bases de datos y las analizamos mediante métodos estadísticos, buscando producir una descripción de los dolores cotidianos de los chilenos, los cuales han estado representados frecuentemente a través de nociones que van desde el “lucro” al “abuso”.

Estas líneas investigativas, originales del proyecto, se complementan con otros trabajos. Los investigadores principales de la línea se encuentran investigando, en paralelo, las prácticas lectoras de los chilenos y en este contexto se levantó material rico en información sobre las rutinas cotidianas. No era el objetivo principal, sin embargo las rutinas de los hogares mostraban de qué manera se da la dinámica entre trabajo, responsabilidades familiares, obligaciones, espacios para el ocio y el desarrollo de las relaciones sociales, qué factores inciden en el bienestar de las familias, y cuáles son los espacios en los que el malestar se despliega en lo cotidiano. Ha sido posible observar, de esta manera, cómo el aumento de las cargas horarias, el incremento de la flexibilización laboral, el crecimiento del empleo precario e informal, los tiempos de transporte, una gestión económica personal centrada en el consumo y el endeudamiento, determinan los espacios familiares y de ocio, dejando de ser el lugar fantaseado de la analgesia, para convertirse en otra fuente importante de sufrimiento.

Los resultados de dichos procesos investigativos han estado plasmados en distintas publicaciones, artículos de prensa y exposiciones realizados en los últimos años.